El Voyerista. Por Alfredo Guzmán

0
41

A río revuelto, ganancia de…

Hay quien se mueve bien en aguas turbulentas, porque el desorden, le permite cometer excesos. El ideal, de toda sociedad, es que haya respeto por las reglas y por las leyes.

Las leyes son elementos que buscan que una sociedad tenga elementos en qué ampararse ante el exceso y el abuso. Todo rompimiento, provoca acciones que muchas veces, tardan en que regresen a su cauce.

La salida abrupta del gobierno de Ángel Heladio Aguirre Rivero y de los gobernantes que no han terminado sus periodos constitucionales, han provocado tiempos de inestabilidad social y política.

CHECA NUESTRO EDITORIAL:

Hoy, vivimos, uno, pero poco a poco, lo deseable es regresar a un estado donde la mayorí­a se conduzca con respeto a las leyes y a los acuerdos. Y es evidente que poco a poco se está logrando, puesto que en nada es comparable al desorden que se vivía antes y después de la salida del ex gobernador, a lo que se vive ahora.

Es evidente que hay quien busca permanentemente provocar rompimientos de la norma, porque le significa promover estados donde gana el más fuerte y no el que tiene la razón.

Y para los gobiernos, es significativo que haya tranquilidad, para aplicar sus programas.
Y es necesario que haya serenidad y paciencia. Es necesario un gobernante, en parte tolerante, pero firme. Y no faltará quien busque sacarlo de sus casillas, para seguir en el desorden.

La Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero (UPOEG), es un grupo fuera de la ley, que busca en el desorden, hacer su propia ley. Las policías ciudadanas, igual. Y la ley 701, que ampara a grupos indígenas, no los ampara.

Los diputados de Guerrero, revisan las leyes, pero no para anularlas, sino perfeccionarlas. Y evitar que grupos al servicio de intereses oscuros, se amparen en leyes, claras, pero mal interpretadas.

Y si reclamamos leyes que nos amparen, la sociedad debe exigir que así­ se haga. Y quien rompa el marco debe atenerse a las consecuencias. Y si la UPOEG quiere amparar asesinos en sus filas, algún dí­a le llegará su fiestecita.

Por eso, es deseable que poco a poco, sociedad, gobierno e instituciones como el Congreso de Guerrero, sigan trabajando unificados, en busca de que sus leyes se respeten.

Los cambios polí­ticos y sociales, siempre traen cosas nuevas. El hombre es quien supuestamente tiene la mayor capacidad de adaptación, y por ese camino, hay que seguir.

Y por ese sendero, habrá muchas cosas que se deberán cambiar y por eso, es necesario seguir por la senda de la discusión y el acuerdo. Habrá, quien diga que el camino es la violencia, y quizá eso tenga una respuesta. Los sistemas de gobierno, se construyen con años y experiencia.

O habrá quién Mesiánicamente establezca que la verdad es la de él y habrá quien lo siga. Para bien de la sociedad, son muchos los elementos que la conforman y que la fortalecen.

Las salidas rápidas provocan turbulencias, donde cada quien lleva agua a su molino. Puede ser solución a muchas cosas, pero normalmente genera zozobra, crisis, rompimientos.

La búsqueda de estados, donde todos podamos vivir, ya no en paz, sino con cierta tranquilidad, para que las familias sigan haciendo planes, para los tiempos por venir, es lo deseable.

Esa es la apuesta. La otra salida es el caos.

Sigue nuestra página de El Sillón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here