¿AHÍ VIENEN LOS INDOCUMENTADOS?. EL VOYERISTA.

0
8

Ser indocumentado, es un problema. Pero serlo en su propio país, es un problema mayor.
Muchos mexicanos que se fueron del país por circunstancias diversas, vienen de regreso. La mayoría hace años se fue huyendo hacia los Estados Unidos de América (EEUU). Obligado por la miseria, la falta de oportunidades laborales y educativas, de la violencia o porque hicieron cosas negativas y se vieron en la obligación de huir de su terruño. Hoy, regresan igual: huyendo de la persecución de un gobierno tirano.

Lo ideal, es que ahora que regresen, tengan todas o las mínimas condiciones de tener un poco de atención. Conocemos la actitud de la mayoría de los burócratas y funcionarios. La insensibilidad los distingue.

Por ello, se hace necesario sensibilizar a los trabajadores y a los funcionarios de la importancia de ponerse las pilas y atender mejor a quien lo demande.

Muchos se fueron solos y ahora traen familias. Otros regresan como se fueron, con una mano atrás y otra por delante. Algunos, los menos, regresan a establecerse en condiciones mejores, porque ahorraron. Porque fueron visionarios y definieron que trabajar en tierra ajena, obligaba a ser austero y guardar lo necesario, para el retorno. Muchos dejan lo que lograron.

¿Indocumentados de regreso?

A todos aquellos que regresan, bienvenidos. Pero lo ideal es que no sólo sea con palabras y halagos, por su retorno, sino con atención social. Deberán establecerse programas de actualización de nacimientos, regularización educativa y programas laborales que integren a los indocumentados mexicanos que deberán salir de los EEUU.

Cuando menciono que lo peor de regresar, es sentirse extranjero en su tierra. Lo digo, porque muchos no traen documentos. Otros, tienen a sus hijos igual. Miles salen de los Estados Unidos por temor a que los deporten, y dejan inconclusos sus estudios, en el caso de los hijos. Otros dejan sus trabajos como indocumentados.

La actitud del nuevo presidente de los EEUU, es dura. Pero no lo vamos a calificar, sino a entender que lo que haga, se le revertirá en cualquier momento, porque la mano de obra barata a domicilio, se termina.

Los mexicanos, la mayoría está en esas tierras, desarrollando actividades que ningún blanco, realiza.

Luego entonces, su expulsión será cosa de tiempo. Y cuando lo valoren, tendrán que ofrecer disculpas y promover alguna acción, como en la Segunda Guerra Mundial, se vieron obligados y abrieron su frontera, porque no había trabajadores que recogieran sus cosechas, aunque con todo y tecnología, el uso de humanos, aún es obligado.

Pero ante eso, el reto mexicano, es para establecer estrategias que permitan que el campo mexicano, vuelva a ser rentable y productivo, para que la mano de obra nacional, no tenga que recurrir a salir de sus lugares de origen y verse obligado a trabajar campos ajenos.

Luego entonces, el reto es mayor, pero para que eso pueda ocurrir, deberemos terminar con la corrupción que impida que los programas terminen en los bolsillos de funcionarios corruptos.

La propuesta de campaña de este gobierno federal que termina y el que inicia en el caso del estado de Guerrero, con Héctor Astudillo Flores, y en los municipales, como Acapulco con Evodio Velázquez Aguirre y en todos los demás, deberán cuidar y penalizar la corrupción con mayor rigor y establecer una mejor transparencia de programas y de manejos financieros, que impidan que haya quien abuse de su información y se quede con los beneficios de algunos programas, de suyo austeros, pero necesarios en estas condiciones de desarrollo que aún tenemos.

La tarea puede sonar simple. Pero terminar con la corrupción nacional, debe ser una tarea inmediata, pero compleja. Y lo que hagan los funcionarios se les premiará o castigará en los procesos electorales por venir. Simple.

Sigan a La Nana Pelucas y a El Sillón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here